sábado, 12 de abril de 2014

Sobre esta escuela

Una escuela de esta clase, transmite conocimiento para el posible desarrollo de una individualidad real en el hombre. Este conocimiento proviene de la experiencia de personas que no son como nosotros, sino personas que alcanzaron un cierto desarrollo de sus individualidades. Para decirlo de otro modo, si esta escuela se limitase a la transmisión de lo que nosotros sabemos no sería una escuela. Si esta es una escuela lo es no sólo por lo que nosotros conocemos y experimentamos, sino por lo que otros antes que nosotros conocieron y experimentaron. Nuestro trabajo consiste en esforzarnos por comprender lo más que nos sea posible, el conocimiento y la experiencia que ellos adquirieron y hacerlo propio. En relación con esto, es preciso entender que hay otras escuelas que enseñan de manera diferente a como se enseña en esta. La escuela en la que estamos, no enseña desde el principio, nuevos movimientos, ni danzas sagradas o himnos sagrados; se limita simplemente a decir: “Cambia tu manera de tomar la vida y todo lo demás te vendrá por añadidura”. La expresión por añadidura significa que si hacemos esto, nos vendrán otras cosas. Pero no podemos hablar sobre eso. Podemos y debemos hablar de lo que conocemos y experimentamos y del posible aumento de ese conocimiento y de esa experiencia, sobre la premisa de la práctica del conocimiento y experiencia de aquellos hombres que lograron una individualidad real. Debemos entender que nuestro tiempo es limitado, que nuestras vidas no son tan largas como para dedicarnos solamente a teorizar sobre lo que aún no conocemos ni podemos conocer, pero podemos tener la esperanza de que a través del cambio de nuestro actual estado podremos llegar a conocer lo que hoy no conocemos ni podemos conocer. Cambiar nuestro actual estado quiere decir, darnos cuenta de que no tenemos conciencia de la calidad real del contenido de nuestra psicología. Si nos damos cuenta de eso, nuestra psicología querrá tener conciencia y voluntad y hará esfuerzos en esa dirección. He observado que hay mucha confusión respecto de la conciencia y la voluntad. Volverse consciente es darse cuenta de que uno actúa mecánicamente, de que no sabe lo que hace, ni porqué lo hace y que no puede evitar hacerlo. Tener voluntad no es simplemente hacer lo que se quiere; muy especialmente, es hacer lo que no se quiere. De forma supersticiosa, las personas creen que tener voluntad es renunciar a los placeres de la vida. No es así. Para tener voluntad a lo que hay que renunciar no es a los placeres, sino al sufrimiento artificial. Pero la mayoría de las personas están tan identificadas con sus diversas formas de sufrimiento artificial, que si se les dice que pueden librarse de ese sufrimiento, sentirían que lo que se pretende es destruir el significado de sus vidas. Es extraño tener que señalar esto, pero es completamente absurdo seguir sufriendo cuando se puede dejar de sufrir. Es cierto que durante mucho tiempo uno no sabrá a cual sufrimiento artificial debe renunciar. No obstante, cuando le sea necesario renunciar a algunas de las variadas formas del sufrimiento inútil, uno lo sabrá sin el menor asomo de duda, porque es una revelación que jamás viene a manera de enigma. Mientras no se sepa a qué hay que renunciar, pensar acerca de eso es enteramente inútil, Puede tratarse de cierta clase de emoción negativa, de identificación, imaginación o consideración interna, pero cualquiera sea la cosa a la que habrá que renunciar, se renunciará porque se habrá comprendido que si sigue manteniéndose en uno, el propio desarrollo se detendrá. Entre otras cosas, esto es lo que se enseña en esta escuela. Si en una escuela no hay suficientes personas que posean un centro magnético bien orientado, no puede haber escuela. Poseer un centro magnético bien orientado significa entender la necesidad de trabajar sobre sí mismo para cambiar. Para recibir hay que dar y para recibir más, hay que dar más. No crean que se trata de dar dinero. Se trata más bien de cierta actitud interna, de cierta valoración de lo que se ha recibido y de ciertos esfuerzos por hacer real lo que se ha recibido bajo la forma de conocimiento. Por otra parte, debemos entender que este camino no es un camino permanente como, por ejemplo, el camino religioso. Es un camino o sistema que aparece sólo cuando la sociedad humana se encamina hacia una posible disolución. Por hallarse en medio de los eventos mundiales, el Cuarto Camino se encuentra sujeto a toda clase de obstáculos externos a los debe sortear para poder proseguir. Una escuela del Cuarto Camino necesita gente que pueda entender esto, gente que sea apta para acomodarse a las cambiantes circunstancias actuales y que sepa mantener viviente en sí misma al Trabajo y sus ideas a pesar de esos cambios. Nunca pensamos que esta escuela viene de muy lejos en el tiempo. Cuando nos reunimos en algún lugar y conversamos, no pensamos que es el producto del trabajo de cuarenta años de ciertas personas y del trabajo de otras personas muchísimos años antes que ellas, y esto es algo que debe ser considerado. Por último, no podemos decir qué nos deparará el porvenir. Sin embargo, hay algo que sí sabemos y es que este sistema y su Trabajo deben continuar.

domingo, 23 de marzo de 2014

CHARLAS INTRODUCTORIAS

Estimados lectores los invitamos a las charlas abiertas que brindamos trimestralmente. Las mismas están dirigidas a personas que deseen profundamente conocer la parte ´práctica´de este sistema de pensamiento que no es otra cosa que Cristianismo Esotérico, cosa que rara vez las seudo-escuelas nombran. También están dirigidas a personas que puedan asumir la responsabilidad de ´asistir´ si es que se anotan para dichas charlas. Inscripción todo el año y mas datos en: unaescuela4@gmail.com

miércoles, 12 de marzo de 2014

Egoísmo

Egoísmo: En el diccionario español significa: “Inmoderado y excesivo amor de sí mismo. Carácter del que subordina el interés ajeno al suyo propio y juzga todas las cosas desde este punto de vista” Este es un ejemplo de la equivocadísima comprensión de las cosas en el pensar ordinario. Lo primero que debemos entender es que hay un real egoísmo y hay un falso egoísmo. En el pensar ordinario se supone que cualquier persona puede ser egoísta. Pero es una enorme equivocación. Solamente quien tiene un Ego Real puede ser considerado un egoísta. Los que tienen un Falso Ego no son egoístas. Lo que ordinariamente se considera egoísmo, es sólo la manifestación de actos inconscientes que de ningún modo pueden ser calificados de egoísmo. El verdadero egoísmo nada tiene que ver con pensar sólo en uno mismo e ignorar los problemas ajenos. Un verdadero egoísta piensa primero en ayudarse a sí mismo, pero con una finalidad generosa: ayudar a otros, y sólo se puede ayudar a otros cuando se es capaz de ayudarse primero a sí mismo. Ayudarse a sí mismo es hacer este trabajo. Si alguien hace este Trabajo tiene por propósito cambiarse a sí mismo y tiene que comenzar por hacer este Trabajo de cambiarse para él solo pues no puede cambiar a otros ni por la fuerza ni por la persuasión, pero puede ayudar a cambiar a otros que si lo quieran y para eso tiene primero que cambiarse a sí mismo en alguna medida y nivel. Así llegamos a la extraña conclusión de que un egoísta, un verdadero egoísta, piensa primero en el bien para sí mismo con el propósito de poder dar después el bien a los demás. Esto es algo para pensar.

domingo, 23 de febrero de 2014

El pensamiento formativo y el pensamiento esotérico

¿Qué es ser una máquina en el sentido del Trabajo? En el lenguaje del Trabajo es pensar, sentir y actuar desde las partes formativas de los centros. “Formativo” quiere decir formado, creado, establecido en nosotros como se establece un software en el disco duro de una computadora. Tenemos pensamientos mecánicamente adquiridos que están almacenados en la memoria de la parte formativa del centro intelectual. Estos pensamientos se reducen a unos pocos puntos de vista con los que juzgamos la vida y son siempre los mismos. Al pensar siempre desde los mismos puntos de vista, éstos se vuelven sentimientos afines a esos puntos de vista y se almacenan en la memoria de la parte formativa del centro emocional. Al experimentar siempre los mismos sentimientos, éstos se vuelven posturas y gestos motores afines a esos sentimientos y se almacenan en la memoria formativa del centro motor. Por esto, al pensar siempre de la misma manera, se siente siempre de la misma manera y se reacciona siempre de la misma manera. Sabemos por experiencia que en el conocimiento formativo que hemos adquirido hay cosas que son útiles a nuestros propósitos de vida corriente como es el caso de los oficios, artes, profesiones y ciencias que nos permiten ganarnos la vida, como suele decirse. Pero fuera de estos campos del conocimiento, principalmente, en lo concerniente a las relaciones afectivas, nuestro saber adquirido sobre cómo conducirnos con esas relaciones no tarda en mostrar su completa inoperancia. Es en este lado de nuestra vida, es decir, el de nuestras relaciones con las demás personas, donde el Trabajo nos conmina a cambiar nuestra manera de pensar. Pero para cambiar nuestra manera inculcada de pensar necesitamos contar con ideas enteramente nuevas y estas ideas no pueden encontrarse en las ideas de la cultura corriente. Estas nuevas ideas, estos nuevos puntos de vista que necesitamos para transformar nuestras vidas, solamente pueden encontrarse en la cultura esotérica. El simple hecho de que las ideas esotéricas de las cuáles este sistema es un exponente, no se enseñen en ninguna universidad de la Tierra, demuestra que estas ideas son enteramente extrañas para la cultura corriente porque son totalmente diferentes en su visión de la vida y por eso son consideradas como nuevas, aún cuando sean, en realidad, más antiguas que la misma humanidad. Pensar como todos piensan no demanda ningún esfuerzo. Basta dejarse llevar por la corriente de pensamientos ordinarios que cotidianamente se alternan en nuestras mentes muchas veces sin un propósito definido. Para poder cambiar la manera adquirida de pensar, la única forma es confrontar las ideas del pensar mecánico, con sus puntos de vista fijos, invariables e inmodificables, con los de la enseñanza esotérica, plena de nuevos significados y de nuevas emociones. Un cambio en la manera de pensar significa un cambio en la manera de sentir y por consiguiente, de actuar en la vida y por eso, el cambio de la mente es lo primero. “Cómo pienses, así sentirás y así actuarás”, dice un antiguo aforismo. Por lo tanto, a través de la observación de los estados negativos que nos producen ciertas actitudes intelectuales que juzgan la vida, podemos llegar a la conclusión de que es necesario cambiarlas por otras más inteligentes que nos proporcionen una nueva y más correcta visión general de las cosas. Este camino o vía, llamado hoy Cuarto Camino, no es tanto un sistema de conocimiento sino más bien un sistema de pensamiento, un sistema que enseña a pensar de una manera nueva y que enseña también porqué es mejor pensar de una manera nueva./////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////*El presente texto y todos los que conforman este blog pertenecen al Círculo de Lectores del Cuarto Camino en Argentina, si lo utiliza mencione este blog y contribuya con otras personas que puedan necesitarlo. Si desea contactarse para charlas abiertas puede hacerlo todo el año a: unaescuela4@gmail.com

martes, 4 de febrero de 2014

CHARLA ABIERTA MARZO

Reiteramos nuestra invitación a la charla abierta y gratuita a realizarse en Marzo en Capital Federal, los interesados/as deberán escribir un mail con su nombre a unaescuela4@gmail.com donde se le comunicará la dirección y horario. No es requisito determinante haber leido todos los textos sobre este Sistema de Pensamiento, con que alguna de las ideas que están expresadas hayan resonado internamente es suficiente para darse una oportunidad de encontrar fines ´prácticos´a la teoría.

miércoles, 22 de enero de 2014

La educación adquirida


No se nos ha educado para pensar; se nos ha educado para aceptar pensamientos. Nuestras mentes están llenas de ideas adquiridas de otros hombres, de hombres que nos dijeron que esas ideas eran verdades, ideas a las que hemos aceptado como tales sin haberlas pensado por nosotros mismos. Pero si no las hemos pensado por nosotros mismos no es porque seamos incapaces de discernir la verdad del error, sino porque dichas ideas ingresaron a nuestras mentes en esas etapas de la vida en que no teníamos en ellas elementos de juicio propios como para saber si eran efectivamente verdades o si eran sólo errores con presunción de verdad. Cada una de las actitudes intelectuales con las cuáles se juzga la propia conducta y la conducta de los demás, son actitudes que pertenecen a las personas que nos educaron. Cada pensamiento que consideramos como propio es un yo de otra persona, esto es, un punto de vista mecánicamente adoptado que dice: “yo pienso”, “yo siento”, “yo creo”, “me gusta”, “no me gusta”. Entre estas personas, algunas son inteligentes y otras ignorantes. Las inteligentes lo son en relación con actividades de la vida corriente y en alguna medida también en el trato con las otras personas. Estos yo pertenecen a esa parte de nuestra personalidad adquirida que en el Trabajo llamamos personalidad real u objetiva. La personalidad real u objetiva es una imitación de vida consciente. Es el producto de una educación qué, en algún nivel, hace que las personas que la tienen actúen como si fuesen. Sin embargo, por imitar la vida consciente induce en las personas cierta conciencia de sí mismas y de la vida. En cuanto a los yo ignorantes, ya sabemos que no son ignorantes en el sentido de no saber nada. Por el contrario, saben y saben mucho, pero todo de una manera equivocada. Pertenecen a esa parte de la personalidad que llamamos personalidad falsa y que también podría ser llamada personalidad equivocada puesto que todo lo falso es equivocado y todo lo equivocado es falso. De estos últimos yo es de los que hay que cuidarse y separarse por el recuerdo de sí. Debido a que no tenemos otras actitudes intelectuales más que las adquiridas por imitación y educación, nos es imposible no considerarlas como propias. A estas actitudes o puntos de vista adoptados mecánicamente los consideramos como a nuestra verdadera mismidad. Al considerarlas como propias nos identificamos con ellas, es decir, nos volvemos idénticos a ellas en pensamiento, sentimiento y acción. Resumiendo, en nosotros hay muchos yo, esto es, muchas personas con diferentes puntos de vista sobre la vida. Son personas que físicamente están (o estuvieron) afuera de nosotros, pero que psicológicamente existen en nuestra mente a través de las ideas, opiniones, criterios y significados de la vida que ellas nos transmitieron y, del mismo modo que en la vida externa hay muchas personas, algunas con una correcta visión de las cosas y otras con una visión equivocada de esas mismas cosas, así también en nuestra vida psicológica hay personas con puntos de vista correctos e inteligentes hacia la vida y otras con puntos de vista generados por una equivocada interpretación de lo que en ella acontece. Por ignorar lo que sucede en nuestra psicología, tomamos todas esas opiniones como si fueran nuestras. Lo que es verdadero en un hombre sólo puede desarrollarse por una creciente liberación de su identificación con toda su personalidad adquirida, pero en particular, con su parte falsa. Un hombre con cierto nivel de no identificación conoce que él no es ni la parte falsa ni la parte objetiva de su personalidad, pero por la personalidad del Trabajo, sabe que tiene que separarse de la falsa y utilizar en la vida externa la parte real u objetiva como una herramienta, como un medio para obtener lo que de ella necesita obtener. En cuanto a su vida de relación interna con las otras personas usará sólo la personalidad de Trabajo, esa personalidad que permite que los puntos de vista de la enseñanza esotérica se vuelvan parte de la emocional esencia del hombre desarrollándola en entendimiento y comprensión.      


*Anótese con anticipación para nuestras Charlas gratuitas y abiertas 2014.Círculo de Lectores C.C.Argentina

lunes, 13 de enero de 2014

¿En donde vivimos?

¿En dónde vivimos? Si me preguntan en dónde vivo puedo decir que vivo en la calle tal, número tal, de la ciudad tal. Y estaré en lo cierto, pero al mismo tiempo estaré equivocado. Porque también vivo en un país llamado, como en mi caso, Argentina.
 Esto será correcto, pero nuevamente estaré equivocado ya que vivo también en un continente, el continente americano, y de ese continente americano más concretamente en la parte sur del mismo.
 Si sigo ampliando mi visión me daré cuenta de qué, si bien es verdad que vivo en ese continente y en su extremo sur, al mismo tiempo también vivo en un planeta llamado Tierra.
 Si este proceso continúa, percibo que también vivo en un sistema planetario llamado sistema solar. Ampliando aún más esta perspectiva mi conciencia capta el hecho de que también vivo en una galaxia llamada Vía Láctea. Finalmente, llego a la conclusión de que vivo también dentro del conjunto de todas las galaxias posibles que forman el Universo.
 Pero si alguien me preguntase si vivo dentro del conjunto de todas las galaxias posibles que forman el Universo y le respondiese que sí, estaré en lo cierto, pero nuevamente estaré equivocado, pues también vivo en una galaxia llamada Vía Láctea.
 Y vivo también en un sistema planetario de esa galaxia denominado sistema solar. Igualmente, dentro de ese sistema solar vivo en un planeta llamado Tierra.
 En ese planeta vivo en la parte sur de un continente llamado America.
 Dentro de ese continente vivo en un país llamado Argentina.
 En ese país, yo vivo en la calle tal, número tal, de la ciudad tal.
 De modo que vivimos en todos estos lugares simultáneamente, pero jamás nos damos cuenta.
 Pero tampoco nos damos cuenta de algo muchísimo más importante,
y es que vivimos dentro de nosotros mismos.
 De todos los lugares posibles, este es el más importante de todos.

*El presente artículo y todos los demás publicados, a excepción de los fragmentos de textos donde esta escrito el autor, pertenece al Círculo de Lectores del Cuarto Camino en Argentina, es publicado en un medio electrónico con el solo fin de colaborar con los lectores a esclarecer dudas y hacercarce a este Sistema de Pensamiento, si lo va a copiar nombrará la fuente www.escuelacuartocamino.com.ar

domingo, 20 de octubre de 2013

La imaginación y la idea ilusoria de que las personas hacen el ´mal´ concientemente

Jamás podremos comprender que es la imaginación si simplemente la pensamos como irrealidad. Tenemos que aprender a hilar más fino. Lo que llamamos imaginación es una concepción equivocada de las cosas. La imaginación es irrealidad porque es el resultado de pensar desde ideas equivocadas. Una educación basada en una concepción incorrecta de las cosas es imaginación. Un hombre no puede imaginar a no ser que lo imaginario esté en las ideas con las cuáles piensa. La más negativa forma de imaginación que hemos recibido de nuestra educación se basa en tres ideas equivocadas que nos hacen suponer que somos lo que no podemos ser sin grandes esfuerzos de nuestra parte; que somos conscientes, que tenemos voluntad e individualidad. De estas tres equivocadas ideas, surgen dos fenómenos psicológicos particularmente nefastos; la vanidad y el falso orgullo y, por extensión, todas las diversas formas de negatividad que nos hacen sufrir innecesariamente. Para vencer a la imaginación debemos cambiar las ideas equivocadas con que hemos sido educados. El cambio de la mente es el cambio de las ideas adoptadas inconscientemente por ideas adoptadas conscientemente, es decir, desde un propio entendimiento y comprensión de su verdad. Por eso este Trabajo enseña primero a comprenderse a sí mismo. No enseña a comenzar por comprender primero a los demás porque sólo se puede comprender a los demás en la medida en que uno se comprende antes a sí mismo. Comprenderse a sí mismo es reconocer que se es una persona enteramente programada por la imitación involuntaria y la educación inculcada, para pensar, sentir y actuar sin entendimiento propio de lo que se piensa, se siente y se hace. Si se obtiene esta comprensión, entonces se puede ver en los demás lo mismo que se ve en uno. Esta es una gran ventaja para un hombre porque se libera del innecesario sufrimiento que se deriva de considerar a los demás como conscientes. Es un gran error esperar acciones conscientes por parte de las personas, aún cuando esto pueda suceder ocasionalmente. La espera de acciones conscientes por parte de las personas es una idea ilusoria inducida por la parte falsa o equivocada de nuestra personalidad adquirida. Esta parte falsa de la personalidad crea una falsa conciencia, una falsa voluntad, un falso Yo, un falso amor de sí y un falso sufrimiento. Al mismo tiempo, un cambio de las ideas no es sólo un cambio en la manera de pensar; es también un cambio en los significados que se otorgan a la vida. Las ideas dan un significado emocional a la vida y, si las ideas cambian, el significado emocional de la vida cambiará también. En todo caso, la vida del mundo no cambiará, porque la vida del mundo y la vida de aquel que sigue este Trabajo siguen rumbos muy diferentes, pero se la verá diferente porque lo que ha cambiado es el significado con que antes se la veía. Ahora pregunto: ¿Qué es morir esotéricamente? Es morir al antiguo significado de la vida ¿Qué es nacer de nuevo? Es continuar en la vida de siempre, pero con un nuevo significado de las cosas que en hay en ella. //////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////// *Nos interesa su comentario. Círculo de lectores del Cuarto Camino Argentina.